MOBBING: EL AGRESOR

El MOBBING DESDE EL PUNTO DE VISTA JURÍDICO
11 septiembre, 2015
Mobbing : La Víctima
11 septiembre, 2015
Show all

Muchas son las personas que son víctimas de violencia laboral y cada vez mas las demandas de intervención psicológica son a consecuencia del desarrollo de patologías (tanto físicas como emocionales) desencadenadas por dicha violencia. Parece que está de moda hablar de Estrés Laboral, pero es real, siendo éste una de las consecuencias del acoso moral en el trabajo. Hay que tomar conciencia de este fenómeno, su gravedad y alcance por los daños que causan a las víctimas y su entorno.

El principal problema es que se detecte claramente al agresor, porque suele ser una persona que da hacia fuera una imagen muy positiva de sí mismo, solo la víctima sabe de su parte oscura, por ello si son muchas deben juntarse para luchar contra el mismo.

Los agresores desatan toda su furia y toda la serie de conductas de acoso, no precisamente en personas serviciales o pasivas, disciplinadas y sumisas, es pues frente al éxito y méritos de otros que se dispara su furia. La envidia es por su sentimiento de codicia, ansias de poder, se irritan cuando ven que otros triunfan y que son felices.

En el fondo temen perder sus privilegios, su estatus, temor a quedar opacados, no pudiendo alimentar su ego, por ello poseen una ambición desmedida la cual implica eliminar drásticamente cualquier OBSTACULO que sientan que se les interpone en el camino a sus necesidades narcisistas, aunque su discurso sea: por el bien de la empresa o la organización, en realidad es una necesidad individual y perversa.

Hay dos tipos de agresores, los pasivos, los que se ponen al servicio del agresor propiamente dicho como forma de tener privilegios y resguardarse de sus maltratos,al que comúnmente se lo denomina “alcahuete” y el agresor propiamente dicho que es quien ejecuta el acoso.

Marie-France Irigoyen, en su libro Acoso Moral hace una descripción muy clara de las características de la personalidad perversa narcisista del hostigador que se las expongo a continuación, dado que la considero de mucha utilidad para poder detectar a un hostigador, o varios, en su lugar de trabajo.

*El agresor tiene una falsa idea de si mismo grandiosa de su importancia, cuando habla siempre dice YO tal cosa…

*Posee fantasías ilimitadas de éxito y poder, se considera especial y único.

*Tiene una necesidad excesiva de ser admirado como forma de poder sostener esa falsa imagen.

*Piensa que se le debe todo y hay que decirles gracias todo el tiempo.

*Explota al otro en sus relaciones interpersonales y siempre las ideas brillantes son de él.

*Carece de empatía (ponerse en el lugar del otro) aunque simula muy bien tenerla, es muy habil en sus vínculos.

*Finge muy bien entender los sentimientos de los dem{as haciendo que el otro confíe en él y utilizando luego dicha vulnerabilidad.

*Tiene actitud y comportamientos arrogantes, cuando se lo contradice y cuestiona se enfurece.

*Si bien posee características paranoicas no lo es, pues al poner toda su rabia afuera teme ser atacado y desconfía de todos creyéndose él la víctima.

*Celos, suspicacia, crea malos entendidos, distorsiona los vínculos del equipo de trabajo, hace juicios equivocados e interpreta acontecimientos neutros sin intencionalidad como si los tuvieran.

*Se encargan del cotilleo, chismes mal intencionados para desprestigiar a quien él considera sus enemigos.

*Si bien tiene clara sus limitaciones e inoperancia profesional muestra lo contrario y sabe del peligro al que está expuesto en su carrera.

*En conocimiento de su realidad consecuentemente buscan destrozar a quienes los pueden dejar en evidencia aniquilando la carrera de los demás.

El profesor J. L. González de Rivera y Revuelta, dice que padecen del trastorno de “mediocridad”. El dice que hay tres tipos: la simple, la inoperante y la más peligrosa mediocridad inoperante activa (MIA), quien la padece tiene grandes deseos de notoriedad, despliega una gran actividad que no sirve de nada, o sea es totalmente inoperante, generando gran cantidad de trabajo inútil que impone a los demás, destruyendo así su tiempo e intentando introducir todo tipo de controles y obstáculos destinados a dificultar las actividades realmente creativas.

1 Comment

  1. Patricia Silva dice:

    Tal cual el la agresora. Tu la conoces. Bs

Responder a Patricia Silva Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *